miércoles, 3 de abril de 2013

El buen uso de las preposiciones

queísmo y dequeísmoLa preposición es esa partícula invariable que enlaza palabras pertenecientes a distintas categorías, estableciendo una relación determinada entre ellas que no se puede expresar de otro modo: libro de poesía; gato con botas; lento para el aprendizaje; bajo la cama; hasta mañana; desde su muerte; según me han contado. Su nombre proviene del latín praepositio, que a su vez es traducción del griego próthesis usado por los gramáticos alejandrinos, y hace alusión a su situación normalmente antepuesta a la palabra que rige.

Hay cierta disparidad entre los gramáticos sobre el inventario de las preposiciones del español porque algunas son de escaso uso, otras son recientes y otras más presentan solo algunas de las propiedades que caracterizan a esta clase de palabras. En la actualidad se acepta en general que las preposiciones del español son las siguientes: a, ante, bajo, cabe, con, contra, de, desde, durante, en, entre, hacia, hasta, mediante, para, por, según, sin, so, sobre, tras, versus y vía.

El abundante uso y el escaso número de las preposiciones ponen de manifiesto su importancia. Se repite a menudo, no sin razón, que no se adquiere un conocimiento excelente de una lengua hasta que no se domina su sistema preposicional. Y esto no se aplica solo a quienes aprenden una lengua extranjera, sino también a quienes estudian y usan la propia. Sobre todo concierne a los escritores, traductores, editores y correctores de estilo y pruebas.

Un repaso de los aspectos fundamentales que deben tenerse en cuenta para su óptimo empleo comenzaría así:

A
Esta utilizadísima preposición puede aparecer sola o contraída con el artículo determinado masculino: a +el = al: fui al médico; me encontré al hermano de Esteban. Sin embargo, escribimos: fui a El Escorial; viajó a El Cairo. El motivo es que nunca se emplea el artículo contracto al ante un nombre propio que comience por el artículo determinado masculino El.

Como norma general, se usa la preposición a ante un complemento directo de persona o de animal o cosa personificada: Vi a tu amigo; quiero a mi perro. Sin embargo, se ha de suprimir la preposición a cuando sea preciso distinguir el complemento directo de otro que también lleve esa misma preposición: Carmen llevó su hijo a la pediatra (y no Carmen llevó a su hijo a la pediatra). Por la misma necesidad de evitar confusiones se emplea la preposición a ante un complemento directo que no es de persona, animal ni cosa personificada cuando el sujeto también es un nombre de cosa: sostiene a la voluntad la esperanza (y no sostiene la voluntad la esperanza, pues no se distinguiría el sujeto del complemento directo).

Es obligado el uso de la preposición a en oraciones de relativo cuando este es el complemento indirecto: La niña a la que le doy clases es muy lista (y no la niña que le doy clases es muy lista).  

Se consideran galicismos las expresiones en las que a precede a un sustantivo complemento de otro: olla a presión, avión a reacción, buque a vapor, estufa a gas, etc. Aunque estén muy generalizadas, la RAE recomienda el empleo de la preposición propia del español para estos casos, de: olla de presión, avión de reacción, buque de vapor, estufa de gas. Asimismo, también es un galicismo el uso de a + artículo para indicar los ingredientes de un producto: crema a la glicerina, champú a la clorofila. Lo  correcto es expresarlo mediante la preposición con y sin artículo: crema con glicerina, champú con clorofila.

La construcción sustantivo + a + infinitivo (asuntos a tratar; problemas a resolver; novelas a leer) se considera también  un galicismo, aunque está muy arraigado en la lengua y hay ejemplos antiguos. La Real Academia admite cantidad a ingresar y cantidad a deducir porque son expresiones consolidadas en el ámbito de la economía. Sin embargo, para el resto de los casos la norma es que dicha construcción ha de emplearse con sustantivos abstractos como asunto, tema, ejemplo, cuestión, aspecto, punto, cantidad y similares, el verbo ha de ser transitivo como realizar, resolver y otros de significado parecido, y la preposición a no debe ser intercambiable sin que varíe la construcción sintáctica por las preposiciones que, por o para: horario a cumplir, mejor horario que cumplir; asuntos a debatir, mejor asuntos para debatir; cuestión a definir, mejor cuestión por definir. Hay que tener en cuenta, además, que en muchos casos la construcción es redundante, pues el sustantivo ya expresa por sí solo el significado de a + infinitivo: Estas son las tareas a realizar, mejor estas son las tareas. Los objetivos a cumplir son los siguientes, mejor, los objetivos son los siguientes. Juan es un ejemplo a seguir  para todos, mejor Juan es un ejemplo para todos.

La unión de las preposiciones a por, muy común en España e infrecuente en América Latina, ha dejado de considerarse incorrecta en los casos en que añade significado a la opción sin a: voy por dinero; voy a por dinero. Es evidente que no significan lo mismo. Sin embargo, es preferible voy por el pan a voy a por el pan.

Son usos incorrectos de la preposición a:
A la mayor brevedad: con la mayor brevedad.
Cien kilómetros a la hora: cien kilómetros por hora.
A grosso modo: grosso modo.

No se escribe a en las siguientes secuencias:
De arriba abajo
De dentro afuera
De delante atrás
De entonces acá

No es necesaria la preposición a en la construcción acostumbrar + infinitivo, aunque también puede emplearse:
Acostumbra hablar solo o también acostumbra a hablar solo

Ante
Significa «delante de». No debe confundirse con contra ni con:
El Madrid juega hoy ante el Barcelona (contra).
El Barcelona se enfrenta ante el Valencia (con).

Bajo
Supone una situación inferior, ya sea física o metafórica. Se usa incorrectamente en las expresiones siguientes:
Bajo el punto de vista (lo correcto es desde).
Bajo el radio de acción (lo correcto es dentro del ).
Bajo encargo de (lo correcto es por).

Cabe
Esta antigua preposición ha desaparecido de la lengua hablada, pero permanece en la literatura. Significa «junto a»: Gemela de Dios, gemela del hombre; sobre la laguna de México, cabe el río de Sevilla (Carlos Fuentes, El naranjo, México, 1983).

Contra
Expresa oposición incluso figurada. Es un galicismo su empleo junto con por para significar «por el contrario». Su uso en lugar de cuanto es un vulgarismo: Contra más aprieto, menos abarco.

De
Esta preposición, igual que a, puede aparecer sola o contraída con el artículo determinado masculino singular: de +el = del: las recetas del médico; las piedras del camino. Sin embargo, escribimos: los libros de El Colegio de México; el protagonista de El ala robada y otros cuentos. La regla es la misma: nunca se emplea artículo contracto ante nombres propios que empiecen por el artículo determinado masculino El.

La preposición de no debe omitirse nunca en los nombres de las calles, avenidas y paseos, a menos que el nombre sea un adjetivo: calle de Espronceda; plaza de Colón; avenida de América; paseo de Gracia, pero calle Mayor, plaza Nueva.

Tampoco debe omitirse cuando el verbo o la locución verbal llevan esa preposición en su régimen: No se dan cuenta de que molestan; se aseguró de que las puertas estaban cerradas. Los votos de los que dispone el candidato son muchos. Cuando se omite de indebidamente se considera queísmo. Muchas veces es una ultracorrección para evitar el vulgarismo que se explica a continuación.

El uso de la preposición de delante de la conjunción que cuando el verbo no la lleva en su régimen es un vulgarismo grave cada vez más extendido: Ocurre de que no quiero;  opino de que va a nevar; es fácil de que llueva; me dijeron de que saliese. Se conoce como dequeísmo.  También es dequeísmo muy vulgar el empleo de la preposición de en construcciones con el verbo hacer +  infinitivo: hacer reír; hacer llorar (no hacer de reír; hacer de llorar). Sin embargo, sí están aceptadas hacerse de rogar y hacerse rogar.     

Para no incurrir en dequeísmo o queísmo, basta con sustituir la oración introducida por que por un sustantivo o el verbo en infinitivo y comprobar si rige la preposición de. Por ejemplo, si dudamos cómo escribir me acuerdo de que eras muy travieso, podemos sustituir que eras muy travieso por travesuras, lo que resultaría en me acuerdo de tus travesuras. O también recurrir al infinitivo acordarse y comprobar que siempre es de algo. En cambio, escribiremos recuerdo que íbamos a la playa, pues siempre es recordar algo y escribiríamos recuerdo la playa.

Desde
Indica el principio de un tiempo o una distancia. Sin embargo, se ha generalizado entre los personajes públicos españoles el empleo de desde donde correspondería con o por: les hablo desde la sinceridad; privatizamos desde la experiencia que tenemos; lo afirmo desde la honradez. ¿Qué se pretende con este uso? Embaucarnos, como de costumbre, desde la distorsión de la gramática.

En
No se aconseja emplear esta preposición para indicar materia: estatua en bronce; mejor estatua de bronce. Sin embargo, en algunos casos es conveniente su empleo en aras de la claridad: botella de un litro en plástico.

En América Latina son construcciones habituales en la mañana, en la tarde o en la noche frente a las de España por la mañana, por la tarde o por la noche. Ambas están aceptadas.

Entre
Indica situación en medio de dos o más personas o cosas. Por tanto, no puede utilizarse en lugar de cuanto: Entre más duermo, más cansado estoy (cuanto más duermo...).

Mediante
Es una preposición recién llegada a la lista. Su significado es equivalente a con y se suele emplear para evitar repeticiones: Mediante la llave inglesa lo  apretó con fuerza.

Para
Se debe evitar su uso en lugar de contra: medicina para el mareo (contra el mareo).

So
Esta preposición arcaica equivale a bajo. En la actualidad solo se conserva en expresiones fosilizadas: so pena, so pretexto, so capa, so color. También pervive en toponímicos como Somontes.

No debe confundirse esta preposición con el so que se coloca ante un insulto o expresión despectiva para potenciarlos: so ladrón; so cobarde; so tonto. En este caso, se trata de una contracción de seó, apócope a su vez de señor. Tampoco tiene nada que ver con la interjección ¡so! empleada para detener a las bestias.

Versus
Esta preposición latina que significaba «hacia» adquirió en el lenguaje jurídico inglés el sentido de «contra», que conserva en su regreso al español. Debe simultanearse su uso con contra y la locución preposicional frente a.

Vía
Esta preposición recién llegada a la lista se usa sobre todo en el lenguaje administrativo y jurídico: los datos se enviaron vía Internet; expreso Madrid-Bilbao vía Burgos.

Locuciones preposicionales
Las preposiciones se juntan a veces para formar locuciones estables  tan utilizadas como las siguientes:  
A nivel de. Se abusa de ella hasta la saciedad y denota escasos recursos lingüísticos. Se debe procurar evitarla a no ser que se emplee con el significado normal de «nivel»: Ya estamos a nivel europeo; trataré de llegar al nivel de los mejores. Pero evitaremos: La cuestión se tratará a nivel de los sindicatos (mejor: La cuestión se tratará con los sindicatos); el tratamiento es similar a nivel hospitalario y a nivel de ambulatorios (mejor: el tratamiento es similar en hospitales y ambulatorios). Y así sucesivamente.

En base a. Debe evitarse su uso, sobre todo en lenguaje literario. Existen giros o proposiciones castellanas mucho más adecuadas, como basándose  en, sobre la base de, según, para, a fin de, a tenor de, en virtud de, ateniéndonos a, según los casos.

Aparte de. Significa «al margen de» y también «además de». No es correcto su empleo sin la preposición de: Aparte de eso, todo salió bien; aparte de Marea, tocaron Jarabe de Palo y Extremoduro.

A través de. Significa tanto «por entre» como «por medio de»: lo vi a través de la niebla; me enteré a través de mi hermana.

Conforme a.  No debe emplearse sin la a : conforme a lo expuesto.

De cara a. Otra locución de moda cuyo abuso ha de evitarse. Son preferibles formas como con miras a, para, con vistas a, etc.: la ciudad está preparada de cara a los juegos olímpicos (mejor: la ciudad está preparada para los juegos olímpicos).

De acuerdo con. No es correcto de acuerdo a.

En relación con. No es correcto en relación a. También se puede emplear con relación a.

Junto a. Expresa proximidad y no se debe confundir con junto con, que expresa compañía: Se colocó junto a su hermana; Pedro, junto con Pablo, resolvió el problema.

Algunas construcciones particulares
Cada vez son más frecuentes construcciones prepositivas del tipo trabajan en o pertenecen a una empresa; conversación con y cuento de Paul Auster. En su mayoría son malas traducciones del inglés o el alemán que violentan el español. Deberían sustituirse por trabajan en una empresa o pertenecen a ella; conversación con Paul Auster y un cuento suyo.

Sí es perfectamente aceptable, en cambio, el empleo conjunto de más de una preposición: salió de entre las matas; trabajan desde y por el poder; estuvo desde por la mañana; se veía el cielo por entre las nubes. Abundan estos ejemplos en la lengua hablada y en la literatura.  

Sin embargo, no debe utilizarse una única preposición para dos o más palabras que exigen un régimen prepositivo distinto: documentos provenientes o relacionados con el arquitecto. Lo correcto sería: documentos provenientes del arquitecto o relacionados con él. Veamos otro  caso semejante: No por ello renuncio ni pierdo mis derechos. Lo correcto sería: No por ello renuncio a mis derechos ni los pierdo. Otros más: Subía y bajaba de la casa a diario; muchos entraban y salían en el inmenso edificio. ¿Habría que corregir estas dos últimas oraciones como en los casos anteriores? ¿Es preferible escribir subía a la casa y bajaba de ella a diario? ¿O muchos entraban en el inmenso edificio y salían de él? El gramático Manuel Seco afirma que algunos verbos unidos por la conjunción y forman un sintagma verbal que significa una acción compleja y reiterada, representada mentalmente como una única acción. Por eso nos suena mejor la primera redacción y se considera correcta.

Porque  para terminar, diré que en el  buen uso de las preposiciones rige, como siempre, el conocimiento de la lengua, pero sin olvidar el sentido común.  


La lengua destrabada

Si quieres saber más sobre el inventario completo de las preposiciones del español y sus usos, te recomiendo la lectura de mi manual de escritura, La lengua destrabada, que acabo de publicar con Marcial Pons (Madrid, 2017). Clica sobre este enlace para entrar en la página web de la editorial, donde encontrarás la presentación del manual y este pdf, que recoge las páginas preliminares, el índice y la introducción completa del libro.



59 comentarios:

  1. Qué interesante Carmen. Me lo llevo como recordatorio. Me encanta la manera que tienes de explicarlo. Enhorabuena

    ResponderEliminar
  2. Está fabuloso e instructivo. Lo pego en el facebook. Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro de que te haya servido, Martha. Un saludo.

      Eliminar
  3. Yo soy queísta, Carmen, seguramente por influencia del catalán. Me suena rarísimo «No se dan cuenta de que molestan», pero por supuesto, confío en ti y a partir de ahora voy a aplicar siempre el truco de sustituir la oración por un sustantivo o verbo; te lo agradezco. En cuanto a la locución preposicional «aparte de», hace poco leí (no recuerdo dónde) que solo es correcto usarla cuando significa «al margen de», y no «además de». O sea que de los ejemplos que das, el primero sí sería correcto: «Aparte de eso, todo salió bien», pero el segundo no: «Aparte de Marea, tocaron Jarabe de Palo y Extremoduro»; en este caso, el «aparte de» tendría que sustituirse por «además de». ¿Qué opinas?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Antes era como dices, Carmen: «aparte de» solo significaba «al margen de». Sin embargo, el Diccionario panhispánico de dudas de la RAE ya recoge: «Está muy extendido, y es válido, el empleo de «aparte de» con el sentido de «además de». La lengua va evolucionando y la RAE parece que ahora se da más prisa en aceptar algunos cambios. Por eso, antes de escribir mis entradas, me documento para actualizar los conocimientos y no incluir normas o aspectos de la lengua que hayan quedado obsoletos. Por ejemplo, no he incluido las correlaciones de preposiciones que antes eran normativas: «de a» y «desde hasta», pues ahora también se acepta «desde a», aunque parece que todavía no «de hasta».

      Eliminar
  4. Si con estas clases magistrales no aprendo a redactar correctamente mis novelas, es que lo mío es otra cosa. Muchísimas gracias, Carmen. Nos ayudan mucho tus entradas al blog, al menos a mí.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué amable eres, Mercedes. Me alegro de que mis entradas te sirvan de ayuda.

      Eliminar
  5. Te sigo siempre, Carmen,
    muchas gracias.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti, Isabel, por tu tiempo y tu interés.

      Eliminar
    2. Me alegro de que te haya servido, Leticia. Un saludo

      Eliminar
  6. Buenas tardes

    Es una bitácora muy interesante. La iré leyendo poco a poco, porque como siempre ando revisando cosas que escribo, me vendrá muy bien. Por desgracia, no la puedo seguir, así que la he incluido entre los enlaces de bitácoras interesantes, para recordar como se llega.

    Un saludo.

    Juan

    ResponderEliminar
  7. Gracias por tu interés, Juan. Me alegro de que lo que escribo te resulte interesante. Un saludo.

    ResponderEliminar
  8. Hola!, enhorabuena leí tu articulo (mañana tendré un gran examen) puesto que tengo una duda con respecto a un material de estudio en tal me hablan de la locución preposicional "Por medio de" equivalente a "por" no obstante leí en el RAE sobre otra preposición(mediante) la cual para colmo también es equivalente. Si no fuera mucha molestia eh ahí mi duda :D.

    ResponderEliminar
  9. Veamos si entendí tu duda. La preposición "mediante" y la locución preposicional "por medio de" tienen un significado equivalente ("con"): pagaron mediante un cheque; pagaron por medio de un cheque; pagaron con un cheque. "Por medio de", en el sentido de "por intermediación de", equivale también a "a través de": la conoció por medio de su hermana o la conoció a través de su hermana". "Mediante" nunca significa "por", pero "por medio de", en el sentido de "por intermediación de", sí puede tener ese sentido: la conoció por su hermana o por medio de su hermana.
    He aquí mi respuesta, Carlos.(¡Ojo!, se escribe "he" y no "eh"). Espero que te sirva y buena suerte en el examen.

    ResponderEliminar
  10. En un libro leí que no se debe separar con coma el verbo de su complemento preposicional. Ahora bien, en otro escrito encontré esta expresión: "... nos dirigíamos a la ciudad, y en una mañana ordenada, ya habíamos ido a misa, de compras, y a visitar al abuelo en su tumba, para luego regresar justo a la hora del almuerzo." En ella hay coma antes de la preposición "para". Mi pregunta: ¿Antes de una preposición no debe usarse coma"

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La regla dice que no debe escribirse coma entre el sujeto y el verbo ni entre el verbo y sus complementos siempre que sigan el orden lógico y no haya incisos entremedias. El enunciado que citas está bien puntuado, aunque yo cambiaría una única coma, la que va detrás de «ciudad» para colocarla detrás de «y», y suprimiría la que va detrás de «compras» porque no es necesaria en la enumeración: «nos dirigíamos a la ciudad y, en una mañana ordenada, ya habíamos ido a misa, de compras y a visitar al abuelo en su tumba, para luego regresar justo a la hora del almuerzo». Delante de una preposición sí puede escribirse coma: en el texto que citas aparecen dos casos (tres, si añadimos el cambio de coma que yo propongo): delante de «en», «de» y «para». Fíjate en este enunciado: «Las joyas de la abuela guardadas en la caja fuerte, por las que tanto habíamos discutido, habían desaparecido ante nuestros ojos para siempre». Y ahora en este otro: «Ante nuestros ojos, para siempre, habían desaparecido las joyas de la abuela, guardadas en la caja fuerte». Podríamos seguir alterando el orden, con lo cual las comas deberían escribirse en distintos lugares. Conclusión: sí se puede escribir coma delante de una preposición; depende del lugar y la función que cumpla en la oración. Ahora bien, si no hay ningún inciso entremedias, no se escribe coma entre el verbo y su complemento preposicional, como tampoco se escribe en el caso de ningún otro complemento.

      Eliminar
  11. Muchas gracias por tu respuesta. He quedado muy sorprendido por la calidad de tus conocimientos y tu habilidad estética. Leeré siempre las entradas de tu blog. Que Dios te bendiga por ayudarnos a comprender nuestro idioma.
    Desde el Perú, Carlos Santos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Carlos, comentarios como el tuyo me animan para seguir cuidando este blog, que nació como una aventura literaria más y poco a poco se va consolidando. Muchas gracias por pasarte a leer.
      Un saludo desde México, donde estoy de momento.

      Eliminar
  12. Hola a todos, por favor me podrían ilustrar cómo debe escribirse esta oración:

    Ingeniería y planeación de movilidad o ingeniería y planificación en movilidad.

    Agradezco mucho su ayuda.

    ResponderEliminar
  13. Los sustantivos del verbo 'planear' son 'planeamiento' y 'planeación' (este último en México, no en España) y el del verbo 'planificar' es planificación. El significado es prácticamente el mismo. La preposición que corresponde a los tres sustantivos es 'de': planeamiento, planeación o planificación de algo. Por tanto, sería Ingeniería y planeación de movilidad o bien Ingeniería y planificación de movilidad.
    Un saludo, Tatiana

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Carmen muy agradecida por tu ayuda y diligencia en la respuesta.

      Un saludo.

      Eliminar
    2. De nada, Tatiana. Espero que te sea de utilidad.

      Eliminar
  14. ¿Cómo se escribe? ¿Bocadillo de pan y chorizo o bocadillo de pan y de chorizo?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bocadillo de pan y chorizo. Ahora bien, si por algún motivo se quiere incidir en que es de ambas cosas el bocadillo, la repetición de la preposición de serviría para ese propósito particular.

      Un saludo.

      Eliminar
  15. Tengo una pregunta: ¿se dice "ir allí" o "ir a allí"?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ir allí y venir aquí. Volver allí. Volver aquí. Sin preposición a en todos los casos de adverbios de lugar.

      Eliminar
  16. Tengo una duda. Si escribo "barreras a la expansión externa" lo veo correcto. También si escribo "riesgos de la expansión externa". Pero, qué ocurre si quiero escribir "barreras y riesgos a/de la expansión externa"? Muchas gracias.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tendrías que escribir 'barreras y riesgos de la expansión externa', puesto que 'riesgos' no admite la preposición 'a'. Puedes escribir 'barreras de la expansión externa' y 'barreras a la expansión externa' con un significado aproximado. Cuando unes en la escritura dos sustantivos, tienes que optar por la preposición que ambos compartan (se denomina régimen preposicional).
      Un saludo.

      Eliminar
  17. Excelente, muy bien explicado. Tenemos que evitar la degeneración y contaminación de nuestro idioma. Desgraciadamente las personas encargadas de educar, no están academicamente preparadas para hacerlo. Vivo en Nueva York y desgraciadamente los pseudoperiodistas de los canales de habla hispana hablan muy mal. Por tal motivo he optado por mirar programas en inglés porque son instructivos comparados con los de habla hispana. Es vergonzoso oír la expresión: a la orden del día constantemente... Es evidente que carecen de profesionalismo y conocimiento del idioma.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. 'Estar a la orden del día' significa estar de moda, ser muy usual. No entiendo tu queja acerca de esta expresión: ¿será que la repiten demasiado?
      Un cordial saludo.

      Eliminar
  18. Hola Carmen y todos. Tengo una pregunta debido a que ultimamente he oido decir mucho entre los espanoles: "A por ellos..." , "Ir a por agua...", etc, no comprendo por que el uso de "A" antes de Por, es eso correcto y por que?. En Latinoamerica, no usamos el A, solo el Por, es por eso mi confusion.
    Gracias.
    P.S: Perdon por mis errores ortograficos, no tengo configurado mi teclado para espanol.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En efecto, 'a por' se utiliza en España pero no en América Latina. Está aceptado por las Academias de la Lengua y lo explico en esta entrada en la preposición A. Se emplea con verbos de movimiento y se explica por el cruce de significados entre 'ir a un lugar' e 'ir por algo o por alguien'. El uso de las dos preposiciones resuelve en algunos casos problemas de ambigüedad: Voy por la puerta del jardín (utilizo para entrar o salir la puerta del jardín); voy a por la puerta del jardín (voy en busca de la puerta del jardín porque la tengo que arreglar o cualquier otro motivo). 'A por' en nuestro uso en España siempre significa 'en busca de', mientras que 'por' puede tener ese sentido pero también causa o motivo, finalidad...

      Eliminar
  19. Muy bien! Excelente artículo, sigue escribiendo este tipo de publicaciones, son de mucha ayuda para los que estamos iniciando en el munfo de la literatura.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias. Procuraré seguir escribiendo sobre asuntos de lengua que sean de interés. Y en pocos meses publicaré un manual de escritura en el que llevo trabajando muchos años.
      Un cordial saludo.

      Eliminar
  20. Gracias Carmen, es tan claro y sintético que hasta resulta entretenido leerlo :-) nunca me gustó la gramática, pero ahora hago traducciones así que no me queda otra que aprender (ya tengo 55 años jaja) dicen que nunca es tarde
    Amor y bendiciones
    Gab

    ResponderEliminar
  21. Nunca es traerse, desde luego, Gabriela, y si traduces, tendrás que ser ante todo escritora y de las buenas. Así que, ánimo con la gramática, la sintaxis y todos los recursos lingüísticos y literarios que hay que dominar para escribir bien.
    Un saludo y gracias por tus elogios.

    ResponderEliminar
  22. Carmen quisiera saber si dentro de un texto literario hay que tener en cuenta el uso limitado de las preposiciones. ¿Es bueno intentar limpiar el texto de ellas?
    Me llamo Ignacio y soy escritor. Muchas Gracias.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Las preposiciones no se pueden limitar, Ignacio. Se utilizan las necesarias: ni más ni menos. Y es imposible limpiar un texto de ellas.
      Si a lo que te refieres es al uso de las mismas preposiciones cerca unas de otras, eso sí hay que corregirlo cambiando la redacción. Ejemplo: Libro de relatos de marinos de un escritor de origen incierto. Se corregiría del siguiente modo: Libro de relatos sobre marinos escrito por un autor de origen incierto.
      Espero que sea lo que preguntas.
      Un saludo, Ignacio

      Eliminar
  23. Que pasó con la preposición SOBRE, que no encontré su uso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Solo se explican las preposiciones cuyo uso plantea alguna dificultad, Aliomar. Si te fijas en la lista completa que se ofrece al comienzo de la entrada, además de sobre, faltan todas las fáciles.
      Un saludo.

      Eliminar
  24. Hola, quiero saber si es correcto decir "se notifica en estrados" o "se notifica por estrados". Gracias

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es terminología jurídica cuyo uso especīfico desconozco. Desde el punto de vista estrictamente gramatical, las dos preposiciones son válidas: con en se expresa el lugar de la notificación; con por se notifica el medio de la notoficación.
      Un saludo.

      Eliminar
  25. Hola Carmen, me podrías decir cuál es la forma correcta"estos son los aspectos a/por/para tratar", cuál de estas tres es la correcta.Gracias

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si utilizas 'a'se considera galicismo. Yo escribiría 'aspectos que tratar', pero también es correcto 'aspectos por tratar' (da un sentido de lo que falta por hacer) y 'aspectos para tratar' (con un sentido de necesidad).
      Un saludo, Malena

      Eliminar
  26. Soy estudiante de periodismo y no me aclaraba con el uso de las preposiciones en los ejercicios de la asignatura Técnicas de Expresión Oral y Escrita. No sabes lo que me está ayudando tu blog. Muchas Gracias.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro mucho de que este blog te sea de utilidad, Genaro. Aprovecho para comunicarte que en unos meses saldrá a la luz mi manual de escritura, un texto en el que llevo años trabajando y en el que se basan muchas de las entradas que escribo.
      Feliz año nuevo.

      Eliminar
  27. Hola, Carmen:

    Tengo serias dificultades al explicar el uso de la preposición "a" antepuesta al "que" en una oración interrogativa con idea implícita de desafío o también "reafirmación o énfasis", por ejemplo:
    a) ¿A que es bonito?
    b) ¿A que no te atreves?

    He encontrado referencias que mencionen el segundo ejemplo pero ninguna con relación al primero.

    Te lo agradezco de antemano.

    Saludos,

    Peniel Delgado

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Se trata de una fórmula interrogativa introductoria de carácter coloquial (semejante a ‘¿sabes?’, ‘¿verdad?’ y otras muchas) que suele anticipar una afirmación del hablante, dando por supuesta la respuesta, tanto si es negativa como positiva: ¿A que es bonito? ¿A que no te gusta? (equivale a ¿Verdad que es bonito? Es bonito, ¿verdad? ¿Verdad que no te gusta? No te gusta, ¿verdad?). Como todos los enunciados interrogativos, puede escribirse con signos de interrogación o sin ellos dependiendo del contexto (o del gusto de quien escribe). Y como a veces los significados interrogativos y exclamativos están tan cerca, el segundo se puede imponer al primero: ¡A que llegamos tarde! ¡A que te castigo sin cenar! (escritos asimismo con signos de exclamación o sin ellos).

      Supongo que la dificultad para explicar esta locución formada por una preposición y una conjunción (por tanto, ¿preposicional?, ¿conjuntiva?) estriba en que en muchos casos no resulta evidente su carácter interrogativo (o exclamativo). María Moliner la explica como probable elipsis de ‘Qué te apuestas a que’, empleada para mostrar convencimiento ante una duda o negativa de otros a lo que se expresa a continuación: A que se pone a llover, A que te caes. Añade Moliner que a veces implica temor: A que perdemos el tren. Y, sobre todo en enunciados negativos, incluso añade incitación al desafío: A que con él no te atreves. La respuesta a estas oraciones en el mismo tono puede ser A que sí y A que no. A veces, el sentido que se percibe con algunas de estas construcciones es semejante al de expresiones como ‘Verás como…’; es decir, como si se tratara de oraciones subordinadas sustantivas de complemento directo: Verás como se pone a llover. Verás como te caes… (ese ‘como’ es conjunción completiva equivalente a ‘que’ y no lleva tilde aunque se pronuncie como tónico).

      En fin, es todo lo que se me ocurre al respecto, Peniel. (Fuentes: Nueva gramática de la lengua española de la RAE; Diccionario panhispánico de dudas de la RAE; Diccionario de uso del español de María Moliner).

      Un cordial saludo.

      Eliminar
    2. Muchas gracias, ahora sí puedo explicarlo bien.

      Saludos cordiales,

      Peniel

      Eliminar
  28. Buenas.
    Me gustaría saber si está bien usada la preposición 'para' en la siguiente frase:
    Se invitará a un entrante y para comer paella.
    Yo pondría 'a comer paella' pero me han discutido que está bien escrito.
    Gracias

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Desde el punto de vista gramatical, es correcto 'para comer paella'. Sin embargo, si forma parte de la misma oración que 'a un entrante', lo lógico es escribir 'invitar a' en los dos casos: Se invitará a un entrante y a comer paella. Solo estaría justificado cambiar de preposición a 'para' si se quiere hacer hincapié en una finalidad especial, expresada con la preposición 'para'. Por ejemplo: Se invitará a un entrante y para comer paella habrá que pagar .
      Un saludo, Berto.

      Eliminar
  29. Hola Carmen:
    Últimamente por desgracia se escucha mucho la palabra imputado; me podrías explicar por favor la diferencia, si existe, entre tras ser imputado y estar imputado.

    Muchas gracias y enhorabuena por tu instructivo blog

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Una vez que eres imputado, estás imputado. La construcción con ser es pasiva: El empresario fue imputado por el juez. La construcción con estar es activa y denota situación: El empresario está imputado.

      Tengo en mente escribir un artículo sobre ser y estar en castellano, pues son muchas las dudas de uso que suscitan.

      Un saludo.

      Eliminar
  30. Muchas gracias señora, me tome unos cuantos días para leerlos detenidamente. Saludos desde Venezuela.

    ResponderEliminar